Inicio Noticias Origen y evolución de las dinámicas de azar

Origen y evolución de las dinámicas de azar

46
0

La historia de los juegos de azar en la sociedad

Si hay algo que no se puede negar es el carácter universal de los juegos y dinámicas de azar. Hoy en día estos son practicados en todos los rincones del mundo de alguna u otra manera, ya sea con elementos físicos, o en plataformas en línea como casino Mr Bet. En casa con amigos, en las calles, en establecimientos comerciales o en grandes y lujosos salones, en cualquier parte podemos encontrar una forma de tentar a la suerte y —¿por qué no?— ganar algo de dinero.

Y así ha sido desde siempre. Durante siglos los juegos de azar han acompañado a las sociedades, ya sea como forma de entretenimiento o como fuente de riquezas y camino para adquirir bienes. De hecho, existen registros arqueológicos que evidencian que los sumerios y algunos pueblos precolombinos participaban de actividades de esparcimiento asociadas a la suerte y las apuestas.

En las siguientes líneas repasaremos cuáles fueron los orígenes y cómo ha sido la evolución de las dinámicas de azar más populares.

Los orígenes de los juegos de azar

Si bien no hay una data precisa que diga dónde fue que se llevó a cabo por primera vez un juego de azar, sí hay información que permite dilucidar que lleva más de veintiséis siglos. Algunas excavaciones han demostrado que los habitantes de la Grecia Antigua practicaban estas actividades, y que la gente asociaba las victorias o pérdidas de las mismas con sus distintos dioses.

Por ejemplo, se tenía por certeza que Tyche, la madre de la incertidumbre, fue la que ideó los juegos de azar con la finalidad de seducir a los mortales. A esta diosa se la solía representar con una venda en los ojos, para figurar que la fortuna era ciega, y se le rendía culto desde tiempos muy remotos.

Los sumerios y asirios, por su parte, jugaban frecuentemente con un hueso de animal llamado astrágalo o talus. Este era tallado y se formaba una figura con varias superficies. El juego consistía en intentar adivinar qué cara caería al lanzarlo, resultando en una especie de precursor de los dados. Por su parte, en China, durante la dinastía Xia, eran comunes los juegos callejeros en los que se apostaban todo tipo de cosas: desde animales y propiedades, hasta joyas y objetos lujosos. De esta manera fue como surgieron los dados y los juegos de adivinación. También en China se inventó el dominó, con piezas hechas de papel.

La historia de los naipes

Fueron justamente los chinos quienes fabricaron las primeras cartas con figuras para jugar, alrededor de los siglos XI y XII. Ellas servían en ese entonces para entretener a las mujeres. De allí viajaron a otras locaciones —como Egipto, Persia o el Medio Oriente— y poco después se popularizaron en Europa, llegando al viejo continente de la mano de los caballeros Cruzados.

La baraja europea más antigua es la española, que no es más que una adaptación de los juegos árabes. En esta última los palos eran bastones, cimitarras, copas y monedas, que se transformaron en bastos, espadas, copas y oros. Las cartas españolas, como vemos, datan del siglo XIV y así también las primeras prohibiciones.

Estas ocurrieron en el principado de Cataluña, en el año 1310. Porque todos sabemos que los juegos de azar han sido objeto de numerosas censuras a lo largo del tiempo, quizá porque es difícil de contener la fascinación que ejercen sobre gran parte de la población.

Los naipes tienen un encanto particular, pues, por un lado, están ligados a tradiciones esotéricas como la lectura del tarot. Por otro, durante años se usaron para representar a los más emblemáticos gobernantes o figuras de alcurnia en las distintas civilizaciones.

Para que entrara en escena la baraja inglesa, esa con la que jugamos hoy al póker y al 21, hubo que esperar un poco más. De España, las cartas se extendieron a Italia y a Francia, donde los profesionales del grabado hicieron verdaderas obras de arte con ellas.

Sin embargo, en el siglo XVII, el rey Charles I de Inglaterra puso fin a las importaciones de diferentes objetos desde Francia, entre ellos los naipes. Hubo que fabricarlos localmente y los grabadores ingleses no siguieron la tradición detallista de sus colegas franceses, sino hicieron una simplificación. Así aparecieron las cartas de tréboles, picas, corazones y rombos que tanto han rodado por el mundo.

Los juegos de azar hoy

Mucho tiempo ha pasado desde que se inventaron los naipes, las apuestas, los dados y las loterías. No obstante, estos se siguen jugando hoy en día en casinos físicos y online. A ellos se suman otros juegos como las ruletas y las máquinas tragamonedas, los cuales han ganado un sitial especial en la predilección del público global.

Todas estas dinámicas han impactado, positiva o negativamente, a la sociedad. Los juegos de azar han sido un motor de desarrollo económico y turístico para diferentes localidades, pero también son vistos como generadores de vicios y delitos. Por ello en países como China están aún hoy prohibidos por la ley.

A pesar de lo antes dicho, la llegada del internet móvil y las plataformas de apuestas online, ha hecho que sea difícil encontrar un lugar donde no se hagan apuestas ni se practiquen los juegos de fortuna más populares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.