Inicio Gastronomía Festival de legumbres en la Sierra de Gredos

Festival de legumbres en la Sierra de Gredos

309
0

Festival de legumbres organizado por Slow Food Gredos Tiétar

Legumbres Slow Food Gredos Tiétar - TiétarTeVeLegumbres en el Valle del Tiétar y la Sierra de Gredos – El sábado 16 de Marzo Slow Food Gredos Tiétar celebró el segundo Encuentro dedicado a las legumbres de la Sierra de Gredos y del Valle del Tiétar. Se trató de una ocasión única de degustar juntos, socios y amigos de Slow Food, de los mejores productos de esta comarca y de las limítrofes.

La jornada se celebró con éxito, la calidad de los platos ofrecidos fue excelente, el paraje escogido estupendo  y el tiempo, aunque las previsiones eran muy malas, acompañó.

Sin embargo, a tres años ya del primer encuentro también dedicado a las legumbres, los organizadores admiten que de momento, no se está ganando la batalla para salvar nuestros productos y productores, para consolidar variedades tradicionales y defender la biodiversidad. Cuando en las dos semanas anteriores se pusieron a la búsqueda de las diferentes legumbres elegidas para esta comida colectiva, se dieron cuenta en seguida de que las cosas iban a peor: ni siquiera los productores del Mercado de la Tierra tenían las alubias o lentejas requeridas.

Se realizó una operación de reconocimiento y búsqueda específica pueblo por pueblo, de forma directa o mediante productores y familias campesinas o ganaderas de toda la vida, pero no se encontró nada o casi nada: “Cultivo unas pocas para mi familia pero ya se han acabado”, era la respuesta habitual. Finalmente se consiguieron tan sólo tres kilos de “carillas”, la legumbre pre colombina “pobre” y tradicional de esta zona (se conoce también como judía de careta, chícharo salvaje o frijol Castilla y pertenece a la familia Fabaceae) y otros tres kilos de las “famosas” judías blancas de El Arenal.

Las alubias pintas, de gran finura,  se consiguieron algo más lejos gracias a Moraña Natural, mientras que algún kilito de judiones excelsos (los últimos del año) se consiguieron por mediación de Esteban de Villafranca de la Sierra, en la cabecera del valle de Corneja.

Legumbres Slow Food Gredos Tiétar - TiétarTeVeLa conclusión de los organizadores es que algo no está funcionando cuando en unas tierras privilegiadas, con unas aguas limpias y frescas que bajan directamente de la sierra, en una zona donde se cocinan unos platos básicos familiares tradicionales basados en las legumbres y donde sin embargo ya casi nada se produce aquí. La humilde carilla con suerte viene de la zona de El Barco (más frecuentemente de Nigeria); la alubia canela es empaquetada en Ávila o León pero viene de Argentina; la pinta de Casillas, muy peculiar por ser mitad blanca, parece el Santo Grial. Y en El Arenal, a nadie le interesa trabajar un excelente producto (se dice que viene directamente de los experimentos que se realizaban el  Monasterio de Yuste con las variedades que llegaban al Emperador Carlos V desde América) que se podría vender al precio que fuese y garantizaría una renta mucho más que digna.

Las primeras palabras de esta jornada, una vez sentados en las mesas del comedor del magnífico campamento de Arbillas, hicieron referencia a la tutela de la biodiversidad: hoy en día se ha perdido el 75% de las variedades de los cultivos agrarios y el 75% de la alimentación mundial depende únicamente de 12 especies vegetales y 5 animales.

Día de las Legumbres en el Campamento Arbillas

Como aperitivo se ofreció un espléndido hummus con tahini, en receta tradicional de Oriente Medio, elaborado por Claudio, rodado cocinero vegetariano. Los garbanzos producidos en tierras de Talavera por Poto. Tampoco faltó el queso fresco de cabra, en este caso del pueblo de Guisando.

Marco Rizzardini, que a sus muchos otros vicios añade el de ser sumiller, aprovechó la ocasión para realizar una cata-presentación del vino Viento Zephyros 2009 de la Finca Zerberos, elaborado por nuestro socio y enólogo Daniel V. Ramos. Se trata de un peculiar vino blanco basado en las variedades Albillo Real y Sauvignon Blanc de viñedos viejos, uno en el paraje Valderroma y el otro en Cebreros, en el colindante Valle del Alberche.

El primer plato fue de carillas, preparadas con inmensa sabiduría por Paula Ramos que puso al día la receta tradicional con verduras típica de Arenas de San Pedro. Fueron degustadas y recibieron aplausos en la sala.

Legumbres Slow Food Gredos Tiétar - TiétarTeVePara refrescar los paladares la siguiente entrega fue una ensalada de tiernísima judías blancas de El Arenal producida por Elías Vinuesa y su familia. En este caso las nobles legumbres se presentaron de forma innovadoras: una vez guisada con laurel y puerros y enfriadas,  se condimentaron y aliñaron con  cebolleta, romero, ajo, tomillo, corteza de limón y anchoas desmenuzadas rehogados en aceite de oliva virgen extra. Al final, un toque de vinagre blanco, zumo de limón,  pimienta, albahaca fresca y atún en lata de pesca sostenible.

Siguieron, elaboradas por Maite y Marco, las alubias pinta de la Moraña, guisadas además, con setas y servidas con pasta de fideuá, un guiño a la feijoada  brasileña y a la pasta e fagioli italiana. Suavidad total con el contrapunto de la textura más consistente de las setas.

Se hizo necesaria una parada técnica para desengrasar. Patricia y Julita ofrecieron el “milagro antigrasa” de nuestro valle: la ensalada de pimientos, tomates, cebollas, pepino, vinagre, sal y aceite llamada popularmente Rin Ran.

Y agua de manantial, vino de Avelino o cerveza.

La degustación se coronó con los finísimos judiones serranos (acogidos a la denominación de origen de El Barco), con su oreja y su chorizo. La cocinera Paulina, de la Taberna de Boccherini, consiguió una obra maestra con un género probablemente único en el mundo.

Los participantes se declararon satisfechos y derrotados. Adquirida la dosis semanal de proteínas de origen no animal, fibras, hidratos de carbono, acido fólico, nicina y minerales, decidieron pasar al café y al orujo purificador.

Legumbres Slow Food Gredos Tiétar - TiétarTeVeConclusiones de Slow Food Gredos Tiétar

La conclusión que el grupo Slow Food Gredos Tiétar ha obtenido de esta jornada han sido «¿Cuántas especies de legumbres utilizables para la humanidad van a quedar de las más de 20.000 variedades de la familia de las leguminosas? Está claro: defender las ballenas, las focas, los osos polares y los rinocerontes es importantísimo, sí,  pero también lo es salvar la gallina castellana, la cabra verata, y la judía blanca de El Arenal. Y vamos a luchar por ello».

FUENTE: Slow Food Gredos Tiétar

Artículo anteriorNovillada mixta con picadores en Candeleda el 30/3
Artículo siguienteSemana Santa en Arenas de San Pedro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.