Inicio Arenas de San Pedro Homenajeada una maestra de infantil del CRA El Barranco

Homenajeada una maestra de infantil del CRA El Barranco

826
0

Homenaje a Concepción Martín Sánchez, maestra de infantil del CRA El Barranco, con motivo de su jubilación el 15 de octubre de 2022

El pasado viernes 14 de octubre de 2022, en el Colegio de San Esteban del Valle, se realizó el acto de jubilación y el homenaje a Concepción Martín Sánchez, maestra de infantil del CRA El Barranco. La fecha del sábado, 15 de octubre es correcta, pues en realidad es la fecha oficial de su jubilación.

Quién te iba a decir a ti, querida Conchi, en tus años infantiles e incluso de adolescencia que terminarías dedicándote a esta maravillosa y apasionante profesión de la enseñanza, aunque, a veces, no exenta de dificultades y falta de reconocimiento.

Cualidades para poderte haber dedicado a otras profesiones no te faltaban: tenías y tienes capacidades organizativas; empatía (bien escaso en nuestros días); dotes para la comunicación, (de hecho presentaste en alguna ocasión los  actos culturales y festivos de las fiestas de verano de tu pueblo, Burgohondo (Ávila); cualidades para las relaciones públicas; extraordinario ritmo para la danza y el baile (cosa que te viene de familia pues tus hermanas también lo poseen) y sin embargo optaste por la muy noble y excelsa tarea de la docencia; ganando con ello la profesión una magnífica y ejemplar profesional y tus innumerables alumnos y alumnas durante todos estos años el privilegio de haber disfrutado de una maestra excelente que, estoy seguro,permanecerá para siempre en sus corazones.

Comenzaste tu andadura profesional hace 37 años, primero en la escuela la Aneja, junto a tu amiga Milagros y simultáneamente en el colegio Pablo VI de Ávila, capital. Fueron años de preparación, interminables horarios, pero también ilusionantes como correspondía a la fortaleza y al espíritu de la juventud. Después harías una incursión en la enseñanza media, ejerciendo durante un año, como profesora de educación física, en el instituto Pinar de la Rubia de Valladolid; año igualmente intenso y emocionante. Pero los años de mayor formación llegarían durante tu estancia en la escuela de Pedro Bernardo (Ávila). Donde, junto al particular alumnado, os uniríais, tanto en el ámbito profesional como en el personal, un grupo de maestros, sobre todo maestras, que formaríais un nutrido grupo laboral y de amistad: Fuencisla, Chus, Ana, Sole, Paqui, Margarita, María Ángeles, Alfredo… (¡Juventud, divino tesoro!), que dejaría una huella imborrable en tu trayectoria vital y profesional.

Asaeteada por las flechas de oro de Cupido, te estableciste, por amor, en nuestro pueblo, San Esteban del Valle (Ávila), que hoy es tu pueblo de adopción, por el tiempo que llevas en él y por la extraordinaria labor que has desarrollado durante tantos años con numerosos escolares de la localidad, (incluidos nuestros hijos: Jairo y Selene). En los primeros años, una vez aprobada la oposición, como profesora de educación física del CRA el “Barranco”, también con alumnos y alumnas de Mombeltrán (Ávila), para pasar definitivamente como maestra de infantil, en las dos últimas décadas, exclusivamente con los de San Esteban.

Hace ya algún tiempo, alguien, al verte vestida con tu bata blanca y rodeada de tus pupilos de infantil, en tu amplia y luminosa clase del maravilloso colegio de San Esteban, en medio del ambiente lúdico del aula, te preguntó que si tú también eras maestra. Permíteme contestar diciendo que no solamente eres maestra, sino una de las mejores y que no debemos olvidar que los cimientos de la educación, además de en el ámbito familiar, que debe ser prioritario, deben fraguarse en las aulas de infantil y de la labor de sus responsables depende el devenir de los educandos.

Amén de los contenidos educativos fundamentales, valores como el respeto, la tolerancia, la igualdad, la sociabilidad, la empatía etc. deben ser cimentados desde la más tierna infancia y me consta que la homenajeada es una maestra que pone bien los cimientos, que despierta en sus alumnos el amor por la escuela, que reparte cariño a raudales; totalmente entregada a su profesión y ésa es su grandeza. Así se lo reconocen y agradecen los compañeros, las AMPAS (Asociaciones de madres y padres de alumnos) y el variopinto alumnado que durante tantos años ha pasado por sus manos.

Impresiona ver, sobre todo en estos tiempos que corren, cómo cuando vas con la señorita Conchi por cualquiera de los lugares donde ha impartido docencia o cuando, de forma casual, coincide con antiguos alumnos o alumnas, éstos inmediatamente la llaman por su nombre, la saludan, se acuerdan de ella; haya pasado el tiempo que haya pasado, a veces bastante tiempo. Por algo será.

Por nuestra parte, sólo nos queda darte las gracias por tu cariño y dedicación durante todos estos años. En casa no eres la señorita Conchi y es también para nosotros un lujo tenerte como esposa y como madre.

Te deseamos una feliz jubilación y un merecidísimo descanso.

Te queremos. Muchas gracias. Enrique, Jairo y Selene.

FUENTE: Enrique Fernández Dégano
Artículo anteriorAlberto Cámara y Alba Corralejo ganadores del I Calamochos Bike Race en Casavieja
Artículo siguienteAntonio López, jurado del XLIII Premio Gredos de Pintura de Arenas de San Pedro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.