Inicio El Tiétar Evocación de un sabio: a Don Felipe Robles Dégano

Evocación de un sabio: a Don Felipe Robles Dégano

53
1

 “No voy precisamente a defender mis opiniones, sino a defender la verdad que es primero que Felipe Robles”. Torneos metafísicos.

Confieso que ya en mi más tierna infancia, cuando oí por primera vez a mi abuela Pepa hablar de don Felipe Robles Dégano, despertó mi curiosidad infantil, ávida de conocimiento.

  • -¡Abuela! ¿Quién era don Felipe?
  • -Hijo –me respondió—, don Felipe era un sabio.

Esta respuesta caló tan hondo en mí, que desde entonces don Felipe se convirtió en una permanente presencia; casi en una obsesión.

Fueron pasando los años y aquel niño cruzaba el ecuador de la niñez y se convertía en un adolescente, un tanto ensimismado.

  • -¿Quién era don Felipe? ¡Abuela!
  • -Don Felipe era un sabio, un sabio, un sabio…

En el sobrado de casa, custodiados en un baúl forrado de tela negra, había algunos libros escritos por don Felipe; fueron compañeros de viaje de mi niñez y adolescencia.

Recuerdo especialmente –y me da un vuelco el corazón al evocarlo–, las noches de tormenta, sin luz eléctrica, al amor de la luz de un candil y entre mis manos sus libros: Vida y martirio de San Pedro Bautista (1927), una joya de la hagiografía y cuya primera edición fue regalada íntegramente por su autor a la Cofradía del Santo; Gramática latina, motor de mi posterior pasión por el latín; Ortología clásica de la lengua castellana, que despertó gran entusiasmo y admiración entre los primeros espadas en el estudio de nuestra lengua castellana: don Marcelino Menéndez Pelayo –quien la prologó–, don Ramón Menéndez Pidal, don Tomás Navarro Tomás, don Américo Castro, etc. Por Real Orden del 8 de junio de 1906, fue declarada útil para servir de libro de texto en las escuelas normales.

Descubriría también Peri-hermenias, Los disparates de la Real Academia Española, Gramática general, Torneos metafísicos, Filosofía del verbo…

Cabe reseñar, entre sus méritos, haber sido miembro de la comisión de ocho personas encargadas de llevar a cabo las gestiones necesarias para que la Santa Cabeza (cráneo de San Pedro Bautista) llegara a su pueblo natal el once de febrero de 1891, procedente del convento de monjas concepcionistas de Zamora (donación de las popularmente conocidas como “las monjitas de Zamora”; hoy desaparecidas). Ser biógrafo, devoto y promotor incansable de San Pedro Bautista (del que se enorgullecía de ser pariente). Autor de la letra y compositor del himno más popular de los dedicados al Santo, que comienza así: “Gloria, gloria San Pedro Bautista/ de Castilla hermosísima flor/ diplomático ilustre de España/ protomártir de Cristo en Japón”.

En 1929, se inauguró en la catedral de Ávila un altar -ya demandado por él en Vida y martirio de San Pedro Bautista-, presidido por una estatua del mártir franciscano, obra del escultor Ricardo Font.

Conferenciante en el Ateneo de Madrid; colaborador del Siglo Futuro, periódico madrileño, bajo el seudónimo de Tíndaro y del Diario de Ávila. Experto apicultor.

Desde la sala de la parte posterior de su casa de la calle del Sol, carente de medios técnicos, fue el artífice del preciso anteproyecto del camino vecinal (hoy carretera) del puerto del Pico, cuya realización tuvo tanta importancia para la arriería.

Fue propuesto para la Real Academia Española (de la lengua); se decía que Robles Dégano era la persona más adecuada para sentarse en el sillón vacante de la Academia si no llevase sotana”; finalmente el puesto lo ocupó el poeta, perteneciente a la generación del 27, Gerardo Diego.

En 1987 el Ayuntamiento de su pueblo natal, con la colaboración de la familia y el apoyo popular, organizó un homenaje en su honor; con la inauguración de un busto en bronce de su figura, obra del escultor abulense, Santiago de Santiago, en el parque que lleva su nombre; sobre un pequeño pedestal de granito, con una inscripción que reza así:

  • “A D. FELIPE ROBLES DÉGANO
  • (SACERDOTE)
  • FILÓSOFO Y GRAMÁTICO
  • SAN ESTEBAN DEL VALLE
  • 16-MAYO-1987”

Pagando así la deuda de gratitud y reconocimiento que se tenía contraída para con tan ilustre paisano. 

Amén de profundizar en cuestiones filosóficas y gramaticales de nuestra lengua, este sacerdote y polifacético profesor del seminario de Ávila; hijo de San Esteban del Valle; de cuerpo diminuto y endiablado genio, pero de prodigiosa memoria, así como de clara y sutil inteligencia, fue un sabio de saberes enciclopédicos.

  • -¡Abuela!, tenías razón.
FUENTE: Enrique Fernández Dégano. San Esteban del Valle (Ávila).

1 COMENTARIO

  1. En relación al reportaje sobre Felipe Robles Dégano publicado hoy en Tiétar Teve.———Puede que Felipe Robles como me dijo un día mi amigo el exalcalde socialista de San Esteban, José Luis Rodríguez fuera un eminente filólogo, en lo que no voy a entrar porque no es mi especialidad: pero sí voy a hablar de lo que sé, la historia del pensamiento político español y como pensador político , también, Felipe Robles Dégano fue un eminente pensador, aunque sus ideas son deplorables.
    Mejor que hablar voy a transcribir lo que escribe Marco da Costa en un reciente libro publicado en 2003 por Taurus, La España Nazi. Crónica de una colaboración ideológica e intelectual, 1931-1945, página 40:
    – En una España donde la presencia judía era inexistente, autores como Juan Tusquets y Mauricio Karl o colaboradores habituales del diario ( se refiere al periódico el Siglo Futuro) como Felipe Robles Dégano y Emilio Ruiz Muñoz, se encargaron de modernizar el antijudaísmo tradicional español basado en el deicidio de Cristo y en los rituales de sangre medievales divulgando la veracidad conspiratoria de los Protocolos como hoja de ruta de los judíos para conquistar el mundo cristiano-
    Felipe Robles Dégano publica un opúsculo corto (unas cuarenta páginas) con el título, La conspiración judía contra España, que se puede bajar de la Bibiotheca Sefarad en cuyo prólogo leemos:
    – Más la causa primordial de todo ello está en el judaísmo, que se sirve de la masonería para introducir en los Estados el ateísmo, el socialismo, el comunismo y la anarquía. Esto es lo que vamos a probar en estos folletos, para que los lectores, avisados del peligro, sepan buscar el remedio-
    Sobre este opúsculo escribe Marco da Costa en la página 69 del libro citado:
    – Robles Dégano publicaría también un breve panfleto en el que responsabiliza de los males de la República española no tanto al comunismos o la masonería como, principalmente, al Judaismo. A lo largo de sus ocho apartados , este poco citado ejemplo de la literatura antisemita publicado en España reutilizaba fragmentos de los Protocolos para insistir en lo que diría por activa y por pasivo en sus artículos del Siglo Futuro. La llegada del sistema republicano en 1931 era un episodio más del plan judío para dominar el mundo mediante la destrucción de la Iglesia católica , el laicismo en la educación, el dominio de los medios y la difusión de huelgas y conflictos sociales para convertir, a la postre, a España en una nueva Rusia , mientras el judaísmo internacional engañaba- a los españoles con los embustes de democracia, libertad, igualdad, tiranía del clero, redención del proletariado y otros así-
    Aparte del opúsculo citado Felipe Robles Dégano escribió un buen número de artículos en el periódico integrista El Siglo Futuro, fundado por Cándido Nocedad . Leemos en Wikipedia en lo que afecta a Felipe Robles Dégano lo siguiente:
    – Desde la proclamación de la Segunda República, El Siglo Futuro, al igual que otras publicaciones tradicionalistas, adoptó un discurso antisemita como parte de la campaña de desprestigio que comenzaba a orquestarse contra el nuevo régimen democrático. Desde sus páginas, en las que escribían expertos antisemitas como los sacerdotes Ruiz Muñoz y Robles Dégano («Fabio» y «Tíndaro»), se tachó a políticos republicanos de masones y judaizantes, y a algunos directamente de judíos (Alcalá Zamora, Miguel Maura y De los Ríos). A partir de 1931 el periódico denunció el «filosefardismo» oficial y la «amenaza judía» que pendían sobre España (un «pavoroso problema de razas» del que los españoles llevaban libres cinco siglos, según algunos de sus editoriales). Sostenían que la defensa de la unidad católica era «de vida o muerte para España» y vinculaban la «conspiración judía» con el bolchevismo y la revolución, afirmando que «el judaísmo… se sirve de la masonería para introducir en los Estados el ateísmo, el socialismo, el comunismo y la anarquía». En los comienzos de la dictadura hitleriana también se apoyó la campaña del gobierno nazi contra los judíos, aunque «Tíndaro» apostillaba que el nazismo nada tenía que aportar al tradicionalismo español-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.