Niveles altos de Ozono Troposférico al sur de Castilla y León

Fomento y Medio Ambiente informa de niveles altos de ozono troposférico en el sur de la Comunidad de Castilla y León.

Ozono TroposféricoLa Consejería de Fomento y Medio Ambiente, de acuerdo con los datos de las estaciones de medida de la contaminación atmosférica situadas en el sur de la Comunidad y los modelos predictivos de contaminación, informa de la posibilidad de que esta tarde haya niveles elevados de contaminación por ozono troposférico en las provincias de Ávila, Segovia y al sur de la provincia de Salamanca.

Esta situación es especialmente intensa en zonas rurales, por lo que se recomienda evitar el desarrollo de actividades al aire libre que supongan un esfuerzo físico. Esta recomendación es más específica para personas que tengan dolencias previas en el sistema respiratorio y circulatorio, así como niños y personas mayores.

La previsión es que esta situación se mantenga mientras continúen las temperaturas especialmente elevadas, situación que de acuerdo con las previsiones finalizará hoy.

Con independencia de este aviso de carácter general, a lo largo de la tarde de hoy y a través del servicio 1-1-2 se informará puntualmente sobre la superación o la posibilidad de que se superen los umbrales marcados por la normativa sobre calidad del aire, así como las recomendaciones precisas para minimizar los efectos de esta contaminación.

El ozono troposférico u “ozono malo”

El ozono (O3) es un gas incoloro generalmente y de un olor acre, cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno. La capa de ozono en los niveles altos de la atmósfera (estratosférico) constituye un filtro de protección contra las radiaciones solares. Sin embargo, el ozono en superficie (troposférico) resulta ser un contaminante que tiene graves impactos sobre la salud pública y los ecosistemas

El ozono troposférico no se emite directamente a la atmósfera. Es un contaminante secundario, esto es que se forma a partir de reacciones fotoquímicas complejas con intensa luz solar entre contaminantes primarios como son los óxidos de nitrógeno (NO, NO2) y compuestos orgánicos volátiles (COV) (ver figura 1). Los óxidos de nitrógeno se generan en los procesos de combustión y especialmente por el tráfico rodado. Los compuestos orgánicos volátiles se generan a partir de un número de fuentes variado, transporte por carretera, refinerías, pintura, limpieza en seco de tejidos, y otras actividades que implican el uso de disolventes.

El monóxido de carbono (CO) y el metano (CH4) también intervienen en la formación de O3. El metano, también un compuesto orgánico volátil, se genera en la minería del carbón, la extracción y distribución de gas natural, vertederos, aguas residuales, quema de biomasa, granjas de animales, etc. El ozono tiende a descomponerse en las zonas en las que existe una alta concentración de NO. Esto explica que su presencia en el centro de las grandes ciudades suele ser más baja que en los cinturones metropolitanos y en las áreas rurales circundantes.

Figura 1: Formación del ozono troposférico

Los parámetros establecidos por la legislación europea y estatal son los siguientes:

  • valor objetivo para la protección de la salud humana: 120 microgramos por metro cúbico (µg/m³) octohorario, que no debe superarse más de 25 días por año civil;
  • el umbral de información a la población: 180 µg/m³ (promedio horario);
  • umbral de alerta: 240 µg/m³ (promedio horario).
  • además se establece un valor objetivo para la protección de la vegetación (AOT40) de 18.000 µg/m³ por hora de promedio en un período de cinco años.

Impactos en la salud humana y en los ecosistemas

El ozono troposférico es un potente oxidante que produce efectos adversos en la salud humana. Estudios a corto plazo muestran que concentraciones de O3 (especialmente en el verano) tienen efectos adversos en la función respiratoria, causando la inflamación pulmonar, insuficiencia respiratoria, asma y otras enfermedades broncopulmonares.

Altos niveles de O3 también pueden dañar la vegetación, perjudicando la reproducción y el crecimiento de las plantas, lo que lleva a la reducción de la biodiversidad, disminución de crecimiento de los bosques y reducción del rendimiento de los cultivos agrícolas. El ozono disminuye el proceso de fotosíntesis, reduciendo la absorción del dióxido de carbono por la planta.

FUENTE: Junta de Castilla y LeónEcologistas en AcciónSalamanca 24 horas

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.