Castillo de La Adrada

Castillo de La Adrada

El Castillo de La Adrada - TiétarTeVeEl castillo de La Adrada puede datarse en el siglo XIV, cuando Ruí López Dávalos decidió fortificar una iglesia que estaba construida sobre una colina a las afueras de la población.

El rey Enrique III otorgó en el siglo XIV la villa de La Adrada al poderoso condestable Ruy López Dávalos quien levantó el castillo en sillería y mampostería aprovechando la iglesia y lo convirtió en una residencia palaciega, frecuentemente utilizada por la realeza. La construcción se levanta sobre antiguas defensas musulmanas, en una zona de razias y refriegas entre moros y cristianos.

El castillo es famoso por ser el escenario de los amores del rey Alfonso VI con la princesa mora Zoraida, hija de Al Mutamid, rey de Sevilla, el castillo ha tenido otros propietarios ilustres. Además de López Dávalos lo habitaron don Álvaro de Luna, don Beltrán de la Cueva y las casas de Montijo y de Alba.

Castillo de La Adrada - TiétarTeVeSegún se relata en  el libro “Castillos y fortalezas de Castilla y León”, de Fernando Cobos Guerra y Jose Javier de Castro Fernández, publicado por Edilesa, parece ser que este castillo de La Adrada, junto con el de Arenas de San Pedro y otras posesiones, estuvo en litigio entre Juana Pimentel (la viuda de Álvaro de Luna, conocida como “la triste condesa”) y el Marqués de Villena, que se quería casar a la fuerza con su hija María, y tomar posesión de sus tierras. La primera obtuvo la ayuda de Iñigo López de Mendoza (el futuro Marqués de Santillana, más famoso por su obra poética), que se casó primero con María. El rey Enrique IV requisó sus posesiones (incluyendo el castillo de La Adrada) el 10 de abril de 1461, pero Juana se sublevó. Según la crónica: “bastecio e pertrecho e puso gentes de armas de pie e de caballo en las fortalezas de Arenas e el Adrada … fasiendo movimientos e poniendo mayores bolliçios e escandalos”.

Al final fue derrotada, y el hijo del Marqués de Villena se casó con su nieta, pero retuvo el castillo de Arenas de San Pedro, mientras que el de La Adrada parece que pasó a poder de los duques de Albuquerque, ya que fue donado por el mismo Enrique IV a D. Beltran de la Cueva (el supuesto padre de “la Beltraneja”, según las malas lenguas). Junto con el de Mombeltrán (propiedad de la misma familia) controlaba la ruta entre Castilla la Vieja y Toledo.

Castillo de La Adrada - TiétarTeVe

Vista aérea (Javier del Toro Serrano)

Las obras de restauración han permitido la rehabilitación de las murallas, la torre albarrana y el gran cubo artillero.

La fortaleza se compone de un doble recinto amurallado y un foso exterior. En el primero de ellos se encuentra el núcleo fundacional del conjunto, la iglesia, de tres naves, mientras que sobre el ábside se construyó posteriormente un torreón que se configura como parte de la Torre del Homenaje.El acceso al palacio ha sido reconstruido utilizando algunas piezas halladas en la excavación. La ventana está compuesta por dos arquillos con parteluz, recuadrados por una moldura de tipo islámico llamada alfiz. Corona el conjunto una ladronera, pequeña obra voladiza para el control vertical de dicha entrada.

El Castillo de La Adrada - TiétarTeVeUn templo gótico pasó a formar parte del conjunto palaciego. La iglesia formaba el núcleo central de la fortificación. Al ábside de mampostería, cubierto con una bóveda de ladrillo se accede por un gran arco de triunfo. Sobre este ábside se levantó a finales del siglo XV la torre del homenaje.

El interior del castillo, de planta rectangular, resultante de la unión de la iglesia gótica basilical de tres naves y del palacio, ha sido durante generaciones y hasta su restauración lugar de juegos y escondite de los niños de La Adrada.

El Castillo de La Adrada - TiétarTeVeConsta de un patio porticado con dos plantas de galerías y estancias o pasadizos de estructuras adinteladas y abovedadas en sillería. En el centro boca de un aljibe abovedado subterráneo, de donde se recogía el agua de la lluvia.

Desde la torre del castillo y mediante espejos que reflejaban la luz solar se transmitían mensajes que a través de una red de espejos llegaban en menos de dos horas al Reino de Granada.

Desde la cima donde se alza el castillo, se vigila el panorama forestal del municipio adradense y pueblos limítrofes. El recinto exterior mide 3.600 metros cuadrados, mientras que el interior ocupa 1.500.

Carteles Castillo de La Adrada - TiétarTeVeLos escombros de las ruinas han sido como un parapeto para la conservación de las piezas e inscripciones, además de haber permitido el descubrimiento de restos humanos.

En la planta que ahora se puede observar se conserva la estructura que pudo haber alcanzado la fortaleza a mediados del siglo XVI, cuando a la primitiva iglesia se le adosó, al sur, un pequeño palacio, la denominada Casa del Alcaide (compuesta por una sala con chimenea y una alcoba), una antepuerta, y elevando sobre el ábside eclesial la torre del homenaje, a la vez que se protegía el conjunto con una nueva cerca amurallada.

Escudos Nobiliares Castillo de La Adrada - TiétarTeVeLas obras de restauración que han permitido la reconstrucción del interior y la recuperación de la casa del alcaide y otras dependencias de servicio, también han conseguido desenterrar varias estancias y dar con el hallazgo de numerosas piezas arqueológicas, como mosaicos, cerámicas, monedas y utensilios.Arruinado en el siglo XIX, ha sido reconstruido en la actualidad y se ha establecido en él el Centro de Interpretación Histórica del Valle del Tiétar.

El Castillo de La Adrada - TiétarTeVeCastillo de La Adrada

Horarios:

  • Lunes: cerrado.
  • Jueves : de 10:00 a 14:00 h.
  • De viernes  a domingo: de 10:00 a 15:00 h.
  • Sábado: de 16:00 a 19:00 h.

Entrada gratuita para: 

  • Los empadronados en La Adrada.
  • Los menores de 6 años.
  • Todo el mundo, los miércoles

Observación:

Solo se permitirá el acceso al Castillo hasta 40 minutos antes de la hora de cierre.

Información y reservas:

Castillo de La Adrada - Año 2000 - TiétarTeVe

Castillo en el año 2000, antes de su reconstrucción. Foto: José Antonio Domingo Rodríguez

 

Más información sobre los Castillos del Valle del Tiétar:

Castillo de La Adrada

La Adrada

Castillo del Condestable Dávalos

Arenas de San Pedro

Castillo de los Duques de Alburquerque

La Villa de Mombeltrán

FUENTES:

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>